Cuaderno de campo

La traducción, día a día

Recuerde ser sencillo, claro y correcto

by Alicia Martorell on 13/02/2013

LE CRIME DE L'HÔTEL SAINT-FLORENTIN - Jean-François PAROTOjalá pueda su lectura [la de la traducción al francés de Antoine Banier de las Metamorfosis de Ovidio] convencerle de que lo que resulta elegante en latín no lo es forzosamente en francés, que cada idioma tiene un tono, un orden y una idiosincrasia que le son específicos. Cuando tenga que traducir, recuerde ser sencillo, claro y correcto, con el fin de transmitir con exactitud el pensamiento de un autor, sin omitir nada de la delicadeza y la elegancia de su estilo. Todo está relacionado, efectivamente. Así como en la vida, si nos aferramos demasiado a la letra de los principios, acabamos siendo duros y sin corazón, en la traducción nuestro tono resultará seco y árido llegamos a imponer nuestras ideas en lugar de las del autor.

Jean-François Parot, Le crime de l’hôtel Saint-Florentin, París, 2005, 10-18 (la traducción es mía)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *